Lunes, 19 Septiembre 2022 15:34

De tal palo tal astilla

Valora este artículo
(0 votos)

La vida está llena de sorpresas….sorpresas de las buenas y de las malas.

Al clasificarlas tenemos que tener cuidado, dado que mas allá del impacto que los hechos generan en nosotros, la salud física, mental y espiritual, tanto personal como familiar, es sin lugar a dudas lo mas importante en la vida, aunque por momentos podamos dejar de verlo.
Y es por ello, que dando gracias al Señor por lo generoso que ha sido conmigo, he decidido no postergar por más tiempo el relato de un episodio importante por el cual tuve que pasar en mi vida laboral, el cual, visto hoy con perspectiva y desapasionamiento, describe de alguna manera una realidad que se reitera en nuestra degradada Republica.
Va entonces el relato de aquel impactante episodio, que como suele suceder, posee cosas buenas ocultadas entre tantas malas.
Corría el mes de marzo de 2014, cuando mi pequeña gran empresa de Seguridad, (llamada Organización Noble), se acercaba a los 200 hombres. En aquellos tiempos hacíamos gala de nuestro buen nombre, buscando proporcionar servicios con compromiso, profesionalismo, método, y de alguna manera, una visión trascendental sobre el destino de nuestro importante trabajo.
Solía decirles a los empleados en la jornada que dedicábamos al conocimiento mutuo de empleado – empresa antes de su incorporación:
“el día tiene 24hs., de las cuales 8hs le asignamos al descanso, 4 a tareas rutinarias, como lo son el hacer alguna compra, bañarnos, comer, conversar y estar en familia; restándole solo 12 horas al resto del día, las cuales en términos generales, son las que dedicamos al trabajo del cual vivimos.
El trabajo no solo es importante por el tiempo que le asignamos; el trabajo es muy importante, dado que a través de él, tendemos a lograr los siguientes beneficios:

1.Proporcionamos a nuestras familias gran parte de los medios que necesitan para vivir y desarrollarse.
2.Le damos un muy buen ejemplo a nuestros hijos, sobrinos y nietos.
3.Proporcionamos un servicio o bien a la comunidad en la cual vivimos.
4.Nos desarrollamos como personas en lo intelectual, profesional y espiritual
5.Entregamos a Dios nuestra tarea, una tarea que debe estar a la altura de los talentos que hemos recibido de El. Nosotros tenemos la oportunidad de entregar y ofrecer al Señor nuestro Dios, una tarea bien hecha, elaborada con detalle, con amor y buenos propósitos. ¿Como dar al Señor y a sus hijos una tarea mal hecha, llevada a cabo sin vocación alguna o de mala gana?
6.Y así, casi sin tomar conciencia, buscamos entregar esta ofrenda a nuestro Dios, con la idea de que entre aciertos y caídas, merezcamos finalmente compartir el cielo eterno prometido junto a El.

La charla finalizaba cuando les hacía ver: “en resumen, el 80% del tiempo en el cual estamos despiertos durante nuestra vida adulta, lo dedicamos al trabajo.
Entonces: ¿que tendré para ofrecerle al Señor si no logro llevar a cabo un trabajo tan bien hecho, que me permita dedicárselo!”
Y así, enseñando lo técnico, y mostrando lo profundo y trascendental de nuestra tarea, formamos un equipo compacto, en el cual el trabajo buscaba transformarse en un servicio útil a los hombres y agradable a Dios.
¡Y todo esto sucedía en medio del pensamiento y sentimiento de la argentina que festejaba el gol de la mano de Dios! Nada fácil…nada fácil era nadar en contra la corriente.
Y fue entonces, que en el Barrio “Brisas del anclaje”, (nombre figurativo), cuando alcanzábamos 12 años de servicios ininterrumpidos, de la noche a la mañana, sufrimos una catarata incontenible de pequeños hechos de inseguridad, los cuales acontecieron en tal solo 3 semanas. Se trataba de ingresos en casas no habitadas para sustraer elementos de valor que pudieran encontrarse más o menos a la vista o a mano. En algunos casos bastaba con que una familia fuera a comer un par de horas afuera del barrio, para encontrar su casa violentada y robada a su regreso.
Y así fue que las autoridades del Barrio Privado maniobraron rápidamente para lograr nuestro reemplazo sin tener el consenso de la mayoría de los residentes, acelerando el trámite en forma desprolija, para lograr concluir con la maniobra, antes de ser reemplazados en la cercana elección de autoridades.
Y así fue que un par de meses después, nos estábamos partiendo de este importante barrio, el cual por aquel entonces, era para nosotros, nuestra nave insignia.
En el proceso del relevo, los picaros dueños de la maniobra habían invitado a nuestros 60 vigiladores, (los que componían el servicio), a quedarse trabajando en el Barrio bajo relación de dependencia de la nueva prestadora. Para sorpresa de los oscuros funcionarios, la respuesta obtenida fue un NO absoluto, respuesta previsible de un grupo leal y cohesionado.
Al día siguiente de nuestra partida, en una quinta alquilada para el evento, mis 60 granaderos impecablemente uniformados, portando los distintivos obtenidos por buen desempeño, años de servicio, acciones destacadas, presentismo perfecto o excelente resultados obtenidos en las prácticas de tiro, compartían una hamburguesa con muchos de los destinatarios de aquel servicio.
Por allí pasaron muchos matrimonios con sus hijos, hijos a los cuales en la mayoría de los casos habíamos visto nacer.
El tiempo se encargo de traerme los datos que faltaron para escribir esta increíble historia. Quieren conocerlos?

1.Los Picaros: se trataba de un par de miembros del consejo y un par de miembros de comisión de Seguridad, entre los cuales se encontraban algunos que se habían quedado sin empleo.
2.Los participes necesarios: los directivos de la Empresa de Seguridad entrante, indignos ex miembros de las FFAA.
El FMI aprobó la segunda revisión del acuerdo y avanza la llegada de 3.900 millones de dólares
3.El Problema: a quien calmarle la sed, dado que cuatro eran demasiados para repartir dinero.
4.El cómplice: quien por aquel entonces administraba los recursos de Brisas del anclaje
5.Los ejecutores de los delitos que motivaron el cambio de empresa: un prestador de servicios oscuros que la empresa entrante contrataba con alguna frecuencia para llevar a cabo sus denigrantes maniobras delictivas.
6.El daño colateral:
A.La prestadora nueva, (Smack man), nunca cumplió con el contrato en profundidad, (capacitación, cobertura de horas, permisos, habilitaciones, pagos de haberes en tiempo y forma, etc.).
B.La Empresa reemplazada, (Noble) partió con sus 60 leales empleados como quien camina hacia el precipicio, manteniendo la fuente de trabajo de todos en base a la toma de deudas y algunas maniobras que no resultaron gratuitas para sus socios.
Una dura aunque linda historia. Tengo otras… algunas parecidas, aunque de menor impacto. Y es por ello que digo que la matriz de corrupción que nos trajo hasta aquí como país, esta hoy enquistada en el ADN Argentino, razón por la cual nuestros políticos y funcionarios, (salvo honrosas excepciones), actúan de igual manera que los involucrados en este caso, solo que ellos lo hacen a gran escala, impactando en todo el pueblo de la Nación, trayendo miseria, diseminando el mal ejemplo, que como un virus letal, viaja por las mentes y corazones de muchos, muchísimos argentinos.
Educación, educación en valores….el único camino para volver a casa.
¿Si los perdone? Si, ya lo hice, pero vendría bien recibir una llamadita pidiendo disculpas.

Te puede interesar Opinión y Lectores